Juan Carlos Sosa Marquina, el hermano de José Manuel Olivares, está detenido en el Helicoide desde el martes en la tarde, cuando funcionarios del SEBIN lo secuestraron.

¿Por qué lo detuvieron justo el día que su hermano inauguraba un comedor para el sector de Vía Eterna, en Catia la Mar? La respuesta es sencilla y devastadora: para atacar a Olivares, a quien Juan Carlos estaba apoyando en la iniciativa de Alimenta la Solidaridad en Vargas: un plan que empodera a las personas organizándolas para llevar almuerzos diarios a la población infantil afectada por la crisis alimentaria.

Buscar soluciones a partir de la participación, con valores de convivencia y de trabajo en equipo, cuestiona a un régimen que utiliza la crisis para someter y subyugar a la gente. El actual gobierno ejecuta planes sectarios e ineficientes e impide cualquier actividad por el bien público que no le reporte un beneficio directo o condicione la lealtad hacia su modelo empobrecedor y destructivo.

Vivimos en una realidad trastocada por el régimen: nos atacan las fuerzas públicas que deberían protegernos y nos hostigan las instituciones del Estado que deberían apoyarnos. Cuando la gente se organiza, generando entre todos soluciones a sus problemas, se convierte en una amenaza para el Estado.

El gobierno ataca a quienes promueven o lideran estas iniciativas, y también a sus familiares y allegados. Por eso secuestraron a Juan Carlos Sosa Marquina. Aún no se tiene información sobre su paradero y estado de salud. Exigimos su liberación y que cese el hostigamiento contra el pueblo y sus verdaderos representantes.